Firma la petición

Exijamos una cumbre climática para los pueblos

El Gobierno chileno decidió suspender la COP 25 a partir de las movilizaciones y reclamos surgidos por la desigualdad que vive su gente. Apenas dos días después del anuncio, se anunció que Madrid será la nueva sede, lo que implica que muchas sociedades civiles que se vienen preparando desde hace meses para este evento en Chile queden fuera del debate.

Por eso creemos necesario exigir una cumbre sobre el clima en la que las Naciones Unidas den prioridad a las voces de las víctimas de la crisis climática, no a las necesidades de los contaminadores. Es hora de expulsar de las conversaciones climáticas a quienes nos envenenan para restaurar estos derechos a los pueblos.

Nuestro llamado busca que se cumplan los siguientes puntos:

  1. Las Naciones Unidas deben centrar las voces de los pueblos en todos los esfuerzos del mundo para hacer frente a la emergencia climática: queremos más espacio para la sociedad civil, los movimientos sociales, los pueblos indígenas, las comunidades directamente afectadas con el cambio climático y el público en general, para así lograr dar forma a una respuesta global a la crisis.
  2. La Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (más conocida como COP) debe garantizar la participación plena y segura de la sociedad civil en todas las futuras conversaciones del clima. Esto incluye trabajar con los países anfitriones para priorizar la participación pública.
  3. La COP debe expulsar a los contaminadores de las negociaciones sobre el clima. La industria de los combustibles fósiles y sus grupos corporativos suelen asistir a las conversaciones sobre el clima con el único propósito de silenciar las voces del pueblo. No tienen derecho a sentarse en la misma mesa que están incendiando.
  4. La protección de los derechos humanos debe convertirse en un pilar central de todo acuerdo mundial sobre el clima e incluirse en todos los compromisos nacionales para hacer frente a la crisis. Esto significa un enfoque renovado para abordar las violaciones de los derechos humanos causadas por las compañías de combustibles fósiles. Las comunidades y los países más afectados deben ser indemnizados por las pérdidas y los daños que les infligen los desastres climáticos.

Corresponde a la ONU y la COP iniciar un diálogo abierto con la sociedad civil sobre cómo satisfacer estas demandas y proporcionar apoyo a cualquier espacio alternativo que se establezca para fomentar la participación pública en el proceso climático mundial.

Exijamos a la ONU que los grandes contaminadores NO participen de las conversaciones climáticas y le den a los pueblos el lugar que merecen.


Nuestro llamado busca que se cumplan los siguientes puntos:

  1. Las Naciones Unidas deben centrar las voces de los pueblos en todos los esfuerzos del mundo para hacer frente a la emergencia climática: queremos más espacio para la sociedad civil, los movimientos sociales, los pueblos indígenas, las comunidades directamente afectadas con el cambio climático y el público en general, para así lograr dar forma a una respuesta global a la crisis.
  2. La Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (más conocida como COP) debe garantizar la participación plena y segura de la sociedad civil en todas las futuras conversaciones del clima. Esto incluye trabajar con los países anfitriones para priorizar la participación pública.
  3. La COP debe expulsar a los contaminadores de las negociaciones sobre el clima. La industria de los combustibles fósiles y sus grupos corporativos suelen asistir a las conversaciones sobre el clima con el único propósito de silenciar las voces del pueblo. No tienen derecho a sentarse en la misma mesa que están incendiando.
  4. La protección de los derechos humanos debe convertirse en un pilar central de todo acuerdo mundial sobre el clima e incluirse en todos los compromisos nacionales para hacer frente a la crisis. Esto significa un enfoque renovado para abordar las violaciones de los derechos humanos causadas por las compañías de combustibles fósiles. Las comunidades y los países más afectados deben ser indemnizados por las pérdidas y los daños que les infligen los desastres climáticos.

Corresponde a la ONU y la COP iniciar un diálogo abierto con la sociedad civil sobre cómo satisfacer estas demandas y proporcionar apoyo a cualquier espacio alternativo que se establezca para fomentar la participación pública en el proceso climático mundial.

Exijamos a la ONU que los grandes contaminadores NO participen de las conversaciones climáticas y le den a los pueblos el lugar que merecen.

Hola !

Tenemos tu información de contacto guardada desde la última vez, simplemente haz clic en el botón siguiente para continuar.

No eres ? Salir

Al tomar esta acción, confirmas que estás de acuerdo con nuestras condiciones de servicio y política de privacidad. Puedes darte de baja en cualquier momento.

Al tomar esta acción, confirmas que estás de acuerdo con nuestras condiciones de servicio y política de privacidad. Puedes darte de baja en cualquier momento.